martes, 12 de enero de 2010

Mi primera clase


Se que a alguno os sorprendió que quisiera hacer un curso sobre encuadernación, la idea no es nueva, cuando encuaderné mi Tesis Doctoral, dos ejemplares me los hicieron en un antiguo taller de encuadernación, del Madrid de los Austrias. Aquel taller me produjo una gran fascinación, las herramientas, el olor a cuero, los tipos dorados y muy brillantes, los papeles al agua,.. mientras duró la encuadernación de mis libros, me acercaba cada tarde para ver trabajar al encuadernador y aquellas imágenes permanecieron en mi retina hasta ahora. Siempre quise aprender, pero nunca se dieron las condiciones para ello, hasta noviembre del año pasado. Una amiga, que sabía de mi interés por este tema, me llamó para decirme que me había inscrito en un taller de encuadernación que se iba a impartir en el pueblecito de Gandullas (Madrid, sierra norte) durante cuatro sábados. El resultado de aquel taller está en la fotografía que os adjunto, un libro encuadernado en guaflex, otro con papel decorativo y cantoneras de tela y un porta lápices. El resto fue preguntar y enterarme de que en mi propia Universidad se impartían talleres de encuadernación en la Facultad de C.C. de la Documentación. Me matriculé en un taller básico y ayer empecé mis clases, de momento, el primer día fue estupendo. Ya os iré contando.

1 comentario:

  1. Animo con el curso y que disfrutes de un finde reparador tras redactar cierta ponencia. No me imagino que hubiera normas para mandarla encuadernada... seguro que eso te encantaría :-)

    ResponderEliminar