jueves, 8 de abril de 2010

La Huerta en casa: El balcón comestible



Con la llegada de la primavera y sobre todo con el sol, es el momento de recordar que si queremos tener este verano, hortalizas ricas, ricas, hay que empezar a preparar el camino. El sabor de tomates, fresas, pimientos, calabacines, pepinos, etc. que cultivamos de forma ecológica, tiene poco o nada que ver con los sabores de estas hortalizas, recolectadas cuando aún no están maduras y pasan sus mejores días en una cámara frigorífica o esas otras que comemos en invierno y proceden de los invernaderos marroquíes o de mi querida Almería.
Mis amigas Arzhela, Concha y sobre todo Patro, que es una gran experta y de la que he aprendido muchísimo, pueden dar buena cuenta de ello. También mis amigo Jose y Luis, que tienen unas naranjas y limones en maceta, en su casa marbellí que da gloria verlos.

Los afortunados que dispongáis de un pequeño terreno en el campo, podéis hacer maravillas en el, con poco esfuerzo, yo tengo solo unos ocho metros cuadrados,  cultivo tres clases de pimientos y cinco clases distintas de tomates, además de calabacines, pepinos y fresas, en maceta. Si no disponéis de un espacio en tierra firme, las terrazas y balcones dan mucho de si.  No quiero hacer demasiado larga esta entrada pero para los que os animéis a comenzar este año vuestra faceta de hortelanos, deciros que ya es tiempo de abonar y pronto llegará el momento de la siembra, tenéis el tiempo justo. En los Centros de Educación Ambiental próximos a vuestro domicilio, os proporcionarán semillas adaptadas a las condiciones del lugar, en los viveros las plantas listas para plantar en tierra y por mi parte, os puedo mandar mas información si la necesitáis.
Este mes realizan cursos de hortelanos ecológicos, para pequeñas superficies de cultivo, en el Centro de Educación ambiental Puente del Perdón, en Rascafría. Podéis poneros en contacto con ellos en esta dirección: amigosdelpuente@gmail.com. Con ellos he aprendido lo mas esencial sobre los mini huertos ecológicos, a hacer conservas y a realizar productos de cosmética natural.
Espero las fotografías de vuestra primera cosecha.

3 comentarios:

  1. Las naranjas y los limones, incluso los olivos, ya son historia en la terraza de tus amigos de Marbella, pues como bien sabes, cambiaron de casa y la "huerta" quedó en la otra; es cuestión de volver a empezar poco a poco. Pero con un buen aceite de oliva virgen extra y sal gorda, los tomates de Murcia y Almería saben a gloria, y tampoco están nada mal las naranjas, mandarinas y limones de las huertas levantinas... y no hay que doblar el lomo, lo que a ciertas edades, supone un riesgo no menor. A pesar de todo, ¡ánimo, hortelana!

    ResponderEliminar
  2. Querido Luis:
    Es una lástima que no hayáis retomado la idea de los frutales, que tan bien se os daban cuando vivíais en Costa Nagüeles y antes en Calvario.
    Se puede cultivar sobre unas bandejas, profundas, que se apoyan en una estructura metálica, a mas de un metro del suelo (no tendrías que agacharte) y que tienen ruedas para que puedas decidir si quieres que les de mas o menos el sol. Hay una variedad de tomates cereza que es planta colgante. Podrías poner el tiesto colgado a mas de un metro y ver como caen las matas con los frutos, sin sufrir.
    Cuando los tomates saben y huelen a tomate, hasta la sal gorda y el aceite de oliva estorban.
    Quiero aprovechar para dar la bienvenida al Blog a Lorenzo. El, que dedica su tiempo a ejercer de periodista aficionado y a escribir y muy bien, en otros blog.

    ResponderEliminar
  3. Que digo: ¿Si Ud. tendría algún inconveniente en que de -vez en cuando- pusiera alguna cosita?
    Me gusta mucho leerte, pero hasta hoy no he conseguido entrar hasta tu maravillosa cocina, con la ayuda del Doc. Ese que me pega cada "charla" que paqué ... Un besito.

    ResponderEliminar