encaje de bolillos , bisutería, gemoterapia

Loading...

domingo, 28 de noviembre de 2010

VALE MAS DE LO QUE CUESTA



Vivimos en un momento en el que parece que solo vale lo que es caro, de otra manera sospechamos negativamente sobre ello, sin embargo las cosas que de verdad valen la pena son las que menos cuestan.
A mi amigo Luis Domingo es muy difícil hacerle un regalo…y acertar. Considera que ya tiene todo lo que necesita para vivir  en el modelo que ha elegido. Los trajes que se hizo hace tres décadas le siguen pareciendo lo ultimo de lo último y no entiende que alguien compre algo que no necesita, no lleva joyas, tecnología la imprescindible….
Hace poco celebró un cumpleaños especial.
Hijo de ferroviario, todos sus amigos sabemos de su pasión por los trenes y yo además conocía un deseo oculto, le hacía ilusión tener un gorro (no se si esa es la palabra correcta) de factor de estación y el banderín que usan para dar la salida a los trenes. El Museo del Ferrocarril de Madrid estaba en obras, de manera que conseguirlo se convirtió en una tarea algo complicada. El gorro era el último que quedaba en Casa Postas, que los madrileños conocemos bien, el banderín hubo que crearlo con imaginación:
Un rodillo de amasar, al que mi amigo Felix serró uno de los mangos y papel de aeronfix rojo, hicieron el milagro. Pero aún quedaba una última cosa. Conseguir que la Guardia Civil, en el Aeropuerto de Barajas me dejara viajar a Jerez, con algo que podría ser utilizado como un arma para golpear a la tripulación. Aceptaron mis argumentos y ellos ayudaron y mucho a conseguir mi propósito.
La cara que puso aquel niño grande, al descubrir su regalo, dentro de una caja para tartas, valía mucho mas de lo que había costado y no solo le hice feliz a el, su hermana Melus también disfrutó del regalo, aquí está ella, ejerciendo de factor en la foto.

Hacía tres años que mi amigo Luis Pardal insistía en que las paredes de mi casa eran muy sosas y tenía razón. Toda la casa pintada en color crudo (debe ser el color favorito de los arquitectos) de manera que este verano nos pusimos manos a la obra. Tratándose de Luis, no podía ser una manera corriente de pintar las paredes, fueron necesarias un par de visitas a Leroy Merlin, la compra de pinturas en colores varios y un dibujo para estarcido. Cuatro euros. El salón, naranja con manchas amarillas, mandarina y color vino aguado y un entrante de pared en verde lima, el comedor verde aguado sobre amarillo con una pared rojo inglés, el pasillo amarillo con verde lima muy aguado…. , Luis es un artista, tremendamente creativo y trabajó muchísimo para hacer el trabajo, yo ayudé en lo que pude.
¿El resultado? Desde entonces tengo la sensación de haberme cambiado de casa. Desde luego eso vale mucho mas de lo costó y el haber hecho un montón de risas mientras pintábamos la casa, también.

Este verano tuve un pinzamiento del nervio ciático y desde entonces andaba yo con unas contracturas musculares en la zona lumbar, que me estaban amargando la vida.
La semana pasada tenía que ir a Castellón a la Universidad, a unos tribunales de investigación, de manera que me organicé para pasar dos días en un Hotel balneario maravilloso que hay en la playa de Benicassim, El Palasiet-Termas Marinas. Conseguí una oferta a buen precio para dos días y una noche con pensión completa, uso de piscina y tratamientos, a lo que le añadí una sesión de lodos marinos con un masaje con crema hidratante y aceites esenciales..... Aún me quedó tiempo para disfrutar de la bellísima playa que está junto al hotel, en dos días luminosos y caldeados y caminar descalza sobre la arena de la playa.
Mentiría si os dijera que me arreglaron el cuerpo, pero lo mejoraron considerablemente, estoy menos contracturada y he podido dejar de tomar anti inflamatorios.
También aquí ese pequeño capricho vale mas de lo cuesta.
Casi todo lo que de verdad vale, cuesta poco o nada en términos económicos, por eso no lo valoramos y a veces hasta pasa por delante de nosotros y no lo disfrutamos. 
Permaneced con los ojos bien abiertos. 
¡¡Nos os perdáis nada de lo que valga la pena!!.

3 comentarios:

  1. Procuraré seguir pendiente de la próxima entrada porque el factor valentía es el que destaco del blog de Adelaida. Un atrevimiento sincero a publicar una filosofía que choca con tanta indolencia del egosistema actual. Hay valores en alza que no cotizan ni en la bolsa, ni en la vida. Los que cuentan se llevan en el corazón. Felicidades por el post y me alegro de que te encuentres recuperada. Se siga cuidando.

    ResponderEliminar
  2. Querida Adelaida: Bien sabes que comparto tu idea de que muchas de las mejores cosas de las que podemos gozar son gratis; pero en la primera de las historias que cuentas aquí y de la que soy protagonista lo importante no es que "el objeto" valga más de lo que cuesta; la aunténtica verdad de la historia está en ti: cuando tú haces un regalo no te centras en el objeto sino en la persona y eres capaz, como en este caso, de estar a punto de acabar en la comisaría del aeropuerto por poder captar mi cara de sorpresa que refleja un momento de plenitud, de gratitud suprema, de revivir en un instante toda una infancia de sueños que en ese acto se hacían realidad. Tus amigos somos conscientes de guardar un tesoro gratuito: tu amistad; vale infinitamente más de lo que cuesta. Si sólo pudiera llevarme una cosa a una isla desierta me llevaría mi gorra de jefe de estación.

    ResponderEliminar
  3. Fuí testigo del momento de la sorpresa que causó aquella "tarta" cuyo envoltorio, que engañaria al mas pintado, contenia esa gorra de factor y el banderin. Yo quedé tan sorprendido como el homenajeado. Dos motivos de mi sorpresa, no era una tarta! y lo acertado del regalo. Efectivamente no es necesario regalar cosas de mucho valor para conseguir emocionar a los demás. Con cariño e imaginación se pueden conseguir grandes sorpresas, sonrisas y agradecimiento. ¡Fué genial!.

    ResponderEliminar