sábado, 21 de mayo de 2011

Movimiento 15-M


El pasado 13 de marzo, os encontrabais con una entrada en mi blog, ¡Indignaos! , bajo una etiqueta: Reflexión. Por eso me ha parecido que hoy, día de reflexión, previo a las elecciones autonómicas y municipales en España, era un buen día para reflexionar desde este vuestro blog.
La campaña para estas elecciones ha sido la mas aburrida que recuerdo en los últimos treinta años, los partidos se han enfrentado entre si por las decisiones que se han tomado, o no, en el pasado próximo, se han descalificado entre ellos para gobernarnos en el futuro y apenas han hablado de lo que nos importaba a los ciudadano, sus propuestas en educación, salud o empleo, en nuestras ciudades o nuestros pueblos, para los próximo cuatro años.

En estas circunstancias, no es extraño que ¡Al fin! Haya surgido el movimiento PACÍFICO ciudadano que muchos esperábamos y que ha puesto salsa picante en esta anodina campaña. Quiero destacar el carácter pacífico  de este movimiento, tan solo la primera noche hubo algunos detenidos por disturbios, menos de los que hubiera habido en la celebración de un éxito deportivo, por parte de un equipo de la ciudad. Desde el primer momento los manifestantes se ocuparon de controlar a los violentos y los grupos anti sistema se vieron obligados  han declarar que no eran ellos los organizadores.
La primera noche en La Puerta del Sol, los jóvenes se 
comprometieron a no beber, ni cerveza, para que no les acusaran 
de estar haciendo un macro botellón.  

 Desde el primer momento han dado un ejemplo de civismo y de buena organización y han dejado claro que su protesta no tenía nada que ver con estas elecciones, cuando les decían que algún político en campaña quería ir a hablar con ellos, el rechazo era total.



Poco a poco, han constituido grupos de trabajo y debatido las propuestas en asambleas, han redactado unas primeras propuestas que os pido que leáis atentamente, porque estoy segura de que las compartimos íntegramente, por sensibilidad, por justicia, por sentido común. Algunas propuestas son pura utopía, pero ¿que sería del mundo sin utopía?
Es verdad que tenemos democracia y que esto no es Túnez, ni Egipto, ni mucho menos, Libia o Siria, pero los ciudadanos demandamos una democracia participativa y no solo representativa. Queremos que los políticos cumplan con lo que nos han vendido en las elecciones y si se ven obligados a cambiar, nos consulten.
Queremos que los que han provocado esta crisis sean los que paguen.



No deja de ser una ironía del destino, que el Director de FMI, responsable de no haber previsto o no haber querido denunciar, que tanto da, que se avecinaba la mayor quiebra financiera de la historia, acabe en la cárcel por haber tenido, presuntamente, una subida de testosterona y se le premie con 70.000 € anuales de sueldo vitalicio.


Por último, para los que critican el slogan: Democracia real ¡Ya!, os recuerdo la última frase de mi entrada del 13 de marzo:

Los europeos nos hemos CONFORMADO con la democracia que tenemos, desde luego mil veces mejor que la que disfruta el 90% de la población mundial. No necesitamos salir a la calle a destituir gobiernos; para cambiarlos tenemos las elecciones. Solo que yo no quiero elegir a un bloque, en el que hay listos y tontos, honestos y corruptos, libres y pringaos, intelectuales y princesitas del pueblo. Quiero que me dejen elegir de ese bloque a las personas que yo crea que mejor me representan; quizá me identifique con representantes del PSOE, del PP, de IU o incluso de los nacionalistas, pero no con toda la lista que me pone por delante un partido, porque a muchos ya les conozco y no quiero que repitan.

3 comentarios:

  1. Desde luego la aparición de estos grupos mayoritariamente jóvenes ha sido lo único interesante de la campaña electoral. Ojalá no se quede ahí: ya empieza a haber ciertas imitaciones en otros países. ¿Será España el embrión de una nueva revolución mundial? ¿Estaremos en el comienzo de un nuevo modelo de organización social aún sin definir? Apasionante momento vivimos.

    ResponderEliminar
  2. Conste que he dejado margen de reflexión a los demás para no ser "primer". Tras la pequeña broma, ya en serio, confío y espero que todo no se quede en una maniobra cosmética. Tal y como reza cierta promesa electoral, hoy ya inician la ingente tarea de cambiar España a golpe de recorte (me temo). Si los tuentis empezaron con las redes sociales, que deben mirarse de reojo, puede que los que con 30, 40, 50 o más no nos venga mal cuestionarnos por el papel que vamos a desempeñar en la Sociedad del Postespectáculo (desde el mayor respeto a su verdadero origen).
    La fiesta está tan finiquitada que después de una semana de acampada, seguirán semanas de desahucios judiciales y desalojos políticos. Es lo que tiene ser un inquilino que se rindió hace algún tiempo ante dichas evidencias. Las mismas que no necesitan demostración: vamos de mal en peor. En cualquier caos, gracias a las personas que aportan claridad cierta con su luz.

    ResponderEliminar
  3. Hce tiempo me preguntaba como era posible que la juventud no se movilizara ante la campaña de desprestígio creada en Internet, a través de chistes, videos, denuncias sobre corrupción, etc. ¿Tan aborregados y pegados a las videoconsolas estaban? Afortunadamente, y no sé si el libro de Indignáos ha tenido algo que ver, se han movilizado y lo han hecho muy bien. No han permitido que nadie les manipule y ha sido una fiesta de peticiones y denuncias, que en la mayor parte de los casos muchos teníamos en mente. Ojalá no se disipe tras las elecciones esta presión sobre la clase política a la que pagamos para que gestionen nuestros intereses de la mejor forma posible y no los suyos.

    ResponderEliminar